La Ecuación Del Éxito Educativo

Posted on Actualizado enn

EL pasado jueves, día 19 de diciembre, tuvo lugar, en el seno del Consejo Escolar del Estado en Madrid, una Jornada sobre los Resultados del Informe PISA, en la que intervinieron Andreas Schleicher, jefe de la División de Indicadores y Análisis de la Dirección para la Educación de la OCDE y responsable del Estudio PISA; Julio Carabaña, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense, y Enrique Roca, director del Instituto de Evaluación del MEC.

Con la intervención de los dos ponentes españoles pronto salió a la luz el verdadero objetivo de la jornada: contrarrestar la oleada de críticas a la organización y funcionamiento del sistema educativo español que se han venido escuchando desde la publicación del informe PISA. Ambos, sin ruborizarse a pesar de la presencia de un responsable del informe, dirigieron alabanzas a la LOE e hicieron una presentación idílica de nuestro sistema educativo, señalando que el origen de sus defectos se debe fundamentalmente a la historia española del siglo XX o a nuestra tradicional incultura y pobreza. Para los dos expertos, los resultados del informe PISA en España son excelentes y nuestro sistema educativo es muy eficaz para lo poco que se gasta, en palabras textuales del profesor Carabaña, que se atrevió a decir que la inversión en educación era muy arriesgada.

Pero la realidad es terca, y la intervención del responsable europeo de PISA aportó reflexiones interesantes que coinciden con el análisis realizado por ANPE: en España existe una regresión importante en los niveles que miden las competencias ligadas a las rutinas de aprendizaje, la extrapolación y aplicación de los conocimientos; la valoración social del profesorado es sensiblemente inferior a la de países con mejores resultados; España es uno de los países con menos gasto por alumno de la OCDE; los resultados españoles nos sitúan por debajo de la media de la OCDE junto a otros países mediterráneos.

Dato que contrasta con el aumento generalizado en la calidad de la educación de los países del Este de Europa. En este sentido, es llamativo el caso de Polonia, que ha aumentado en 29 puntos su rendimiento en comprensión lectora, el equivalente a haber adelantado a sus alumnos un curso escolar completo. ¿Cómo? La receta es simple: formación, valoración y selección rigurosa de los equipos directivos de los centros y bajada sustancial de la ratio en los primeros niveles de enseñanza; y el desdoblamiento de todos los cursos de los primeros niveles para garantizar la excelencia en el aprendizaje de la lectoescritura.

A la sociedad le preocupa alcanzar una enseñanza de calidad, que además sea capaz de compensar las circunstancias socio-económicas desfavorables que un alumno pueda tener, es decir, un sistema educativo justo. Para ello, no existen fórmulas mágicas, sólo el cumplimiento reiterado por ANPE de tres requisitos básicos: recursos suficientes, profesorado eficiente y alumnos que realicen un esfuerzo por aprender.

El informe PISA muestra que cuando el sistema educativo tiene grandes expectativas con respecto a los alumnos y les exige el máximo de su rendimiento, éstos consiguen cumplir con las expectativas y aumentan su rendimiento. Si les pedimos más, nos lo darán.

Por otro lado, los países con buenos resultados extreman la confianza en el profesorado y le conceden amplia autonomía en su trabajo. La educación funciona mejor cuando el trabajo en clase es exhaustivo, con ratios bajas y grupos homogéneos. Es imprescindible valorar y potenciar el esfuerzo: el de los alumnos y el de los profesores.

En Asturias, llevamos años adoptando medidas como las descritas: aumentando el gasto, diminuyendo la ratio, fomentado la formación continua del profesorado Pero aún es insuficiente. El informe PISA ha situado a los escolares asturianos de la ESO en la mitad de la tabla en la comparativa con otras comunidades autónomas, lo que pone un contrapunto al optimismo de nuestras autoridades educativas, que, con el resto de la comunidad educativa, familias, alumnos y profesores, estamos obligadas a extraer conclusiones del suspenso en comprensión lectora, cuyo descenso paulatino en los últimos años es uno de los indicadores del informe que más debe preocuparnos, a la par que se debe reforzar el camino iniciado en matemáticas y ciencias, donde estamos claramente por encima de la media de la OCDE.

Que las comunidades que peores resultados obtienen sean las llamadas históricas, debería hacernos caer en la cuenta de que educación y política no deben ir de la mano. La educación está necesitada de sosiego y deben ser los profesionales de la educación quienes la conduzcan a buen puerto.

En este sentido, ANPE lleva años reiterando la exigencia de un pacto de Estado por la educación de manera que se eviten las enormes desigualdades entre comunidades autónomas, demandando un aumento sustancial de la inversión educativa hasta el 6% del PIB, en la media de la OCDE, la potenciación de un nuevo modelo educativo que se fundamente en la exigencia y el esfuerzo en el aprendizaje y el establecimiento de medidas de apoyo y dignificación del profesorado, como ya hacen los países mejor situados en el citado informe PISA.

Afirmar que los malos resultados españoles obedecen a causas históricas, que la culpa es de los padres que no leen, mientras se mantienen los errores del sistema (como la promoción de curso con varias asignaturas suspensas) y se anuncia que nada va a cambiar, es una grave irresponsabilidad que lastra el futuro de nuestros niños y jóvenes.

22.12.07 – GUMERSINDO GONZÁLEZ SÁIZ
El Comercio Digital (Asturias) – 21 Dic 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s