Discapacidad, enfermedad, minusvalía…..

Posted on Actualizado enn

Los medios de comunicación, representan para las Asociaciones Sociales una autopista para la difusión de nuestros objetivos a toda la sociedad, muestran como en este caso El País, de una manera directa y masiva un problema ignorado por el conjunto de las administraciones, como la Dislexia y las demás DEA (Dificultades Específicas de Aprendizaje) Por ello, queremos agradecer a este diario la gran oportunidad que le ha dado a la dislexia, por llegar a un gran número de lectores.

A su vez tenemos y debemos recalcar, que para nosotros, la Asociación De Dislexia “Dislebi” de Euskadi, la dislexia no es una discapacidad, y la dislexia no es una enfermedad.

Los que convivimos diariamente con esta condición, sabemos que esto no es cierto, somos personas absolutamente normales, con un cociente de inteligencia normal, cuyo “cableado cerebral” simplemente es distinto, y por ello, no podemos acceder al conocimiento por las mismas vías que el resto de personas, para las que la lecto-escritura, es su forma habitual de aprendizaje.

Cabe insistir, que también hay que distinguir entre distintos grados de esta disfunción neurológica, es decir, que no todas las personas con dislexia experimentamos las mismas dificultades .Pues muchos de nosotros triplicando esfuerzos y fabricando estrategias, realizando planes de reeducación específica y un calvario de sufrimientos , sobrevivimos dentro del sistema educativo. Dicho sea de paso, un sistema hermético y nada flexible a día de hoy, incapapaz de aceptar e implementar nuevas formas de aprender.

Los aprendizajes multisensoriales están más que acreditados como forma no sólo válida, sino éxcelente de acceder al conocimiento , no al control del temario por el que me éxamino un día, sino al verdadero conocimiento, el que me ayuda a lo largo de mi desarrollo a Identificar situaciones, Compararlas, Diferenciarlas, Analizarlas, Sintetizarlas, Razonarlas y Resolverlas.

Quizás sería menos invisible la dislexia, si fuera una enfermedad.
Quizás los laboratorios farmacéuticos tendrían mayor interés en investigación, pues a la larga obtendrían beneficios de los tratamientos.

Nuestros grandes enemigos:

  • La poca información que existe en nuestra sociedad acerca de estas dificultades específicas de aprendizaje, y los grandes mitos que se han asociado a ellas (¡Ah si, son los que cambian las letras, los que escriben en espejo!, ¡ Ah si, se les pasa con la edad!).
  • La gran INVISIBILIDAD ( por falta de formación específica, para detectar e intervenir con planes de apoyo e intervención concretos dentro de las aulas) y …
  • Finalmente quedamos los adultos, sin mención en ninguna parte, pero que por supuesto éxistimos, y que gracias a las campañas de información que realizamos las Asociaciones de Dislexia y demás DEA y en otros muchos casos ,cuando descubrimos que por lo que pasan nuestros hijos/as ya lo hemos andado nosotros/as . NOS VENIMOS A DAR CUENTA, DE LA RAZÓN DE NUESTRO CALVARIO.

leer el artículo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s