Por qué 2×3 es igual a 5

Posted on

¿Torpe en matemáticas? Puede que sí o puede que no. Entre el 3,5 y el 6% de la población sufre alteraciones en su capacidad para aprender las matemáticas. Se trata de la discalculia, un déficit específico en el sistema de procesamiento numérico abstracto que se manifiesta en la dificultad para hacer cálculos simples: sumas, restas y multiplicaciones.

Este trastorno es similar a la dislexia, sólo que en vez de manifestarse en la lectura se proyecta en las matemáticas. La dificultad añadida es que todavía está poco estudiado y no existen fórmulas para detectarlo de manera rápida y simple. Lo habitual es que un escolar con discalculia acabe siendo tomado por un niño torpe, mientras el adulto se armará de tretas para que sus dificultades pasen desapercibidas en la sociedad: no contar las vueltas en el supermercado o ayudarse disimuladamente de los dedos en cálculos simples. En el 50% de las ocasiones este déficit se registra junto a alteraciones en la atención o con dislexia. “Si en una clase hay 25 alumnos, entre uno y dos serán discalcúlicos”, puntualiza Javier García Orza, investigador del Laboratorio de Cognición Numérica de la Universidad de Málaga. Recuerda los pobres resultados en matemáticas que cosecha el sistema educativo español en el informe Pisa y subraya un estudio realizado con 17.000 personas en el Reino Unido en el que se ponía de manifiesto que “a mayores habilidades matemáticas, mayores oportunidades profesionales.

Leer más

PÁG de gran interés: Discalculia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s