-

Día: mayo 7, 2015

Los disléxicos reclaman psicólogo y logopeda por la Seguridad Social

Posted on

  • La dislexia no se considera una enfermedad, sino un trastorno.
  • Las familias se gastan en tratamientos cerca de 600 euros al mes.

En un estado de “profunda desesperación” y también de “soledad” es como se encuentran las familias que tienen algún miembro con dislexia. Y es que esta patología no está concebida como una enfermedad; se la considera como “trastorno del aprendizaje”. Por este motivo, los disléxicos disponen de escasas ayudas públicas.

La Seguridad Social incluye servicios como los del logopeda o el psicólogo, pero a ellos no les entra porque “no son considerados enfermos”. De esta forma, los padres de los niños que sufren dislexia primero deben abonar entre los 400 y los 600 euros que puede costar el diagnóstico y que se puede realizar en hospitales como el de Sant Joan de Déu.

Después, deben costear los servicios particulares de logopedia, neurología y psicología que pueda necesitar la criatura, entre 30 y 50 euros dos veces por semana (unos 400 euros mensuales). Este es el caso de Carlos. Su hija Natàlia, que ahora tiene 11 años, sufre dislexia. Su mujer y él están pagando todas las atenciones médicas que precisa la niña.

Leer más